Una mujer, a la que llamaré Victoria, me consultó acerca de lo que le estaba ocurriendo en el plano laboral. Se había formado como terapeuta. Le apasionaba. De hecho no dejaba de formarse y apuntarse a todos los cursos que veía de interés. Sin embargo, meses después de haberse establecido profesionalmente, apenas tenía clientes.

Victoria expresaba su frustración por no entender la situación. Ella quería trabajar como terapeuta.

Al desarrollar el diagrama de su NAP[1], le explique que el 10 en su Nodo Emocional era la clave de su bloqueo. Sin ir a buscar el origen de ese 10, lo cual supone un trabajo específico en el árbol genealógico, y por ende en su tikún, le expliqué lo siguiente:

“Cuentas con un potencial de 11 en tu Nodo de Personalidad Profunda, y con un potencial de 10 en tu Nodo Emocional. Por lo tanto, te habrás dado cuenta de que, a lo largo de tu vida, has sido una excelente número dos, es decir, alguien que tiene a solo un jefe por encima. Rindes cuenta a una sola persona, como número dos que eres, pero tú eres la máxima responsable de cara al público y todo el mundo te busca a ti.”

“Así es- respondió ella. En todos mis trabajos anteriores fue exactamente así: En la sucursal bancaria, solo tenía al director, por encima, pero era yo la persona a la que todo el mundo iba a buscar, la persona de referencia. En la Notaría, trabajé como oficial de notaría, es decir, por encima de mi solo el notario.”

“El problema- proseguí- es que sigues con el mismo esquema mental de funcionamiento, en piloto automático, pero con una diferencia con respecto a tu etapa anterior: no cobras por tus servicios.

Y lo haces una y otra vez. De manera que el mensaje que emites es:

“Soy una excelente número dos gratuita”.

“De hecho- continué-  sigues a disposición de servir proyectos ajenos. Por ejemplo, tu amigo que acaba de montar un negocio, y tú has hecho trabajos para él gratis.”

“Es verdad”- reconoció.

Seguí con mi explicación:

“Las personas te te piden ayuda y tú las atiendes. Y lo que es más, sin que nadie te lo pida tú te ofreces. Esto no está ni mal ni bien, solo te lo hago ver para que reconozcas el patrón con el que funcionas.

Quédate con esta clave- le dije-: Hacer tareas para otros, trabajar para el proyecto de otros.”

La cuestión es que emites un mensaje contradictorio, pues no apuestas por tu propio proyecto, sino que sigues apostando, y fuerte, por el de otros. Esto es un potencial extraordinario, ya que podrías ayudar a hacer exitoso otro proyecto, pero tú te empeñas en querer tu propio proyecto, y no parece ser ésta tu configuración actual.”

No debemos confundir el hecho de que una persona cuente con potenciales de ser jefe de un proyecto, como es el caso del 11, y el hecho de que en realidad lo haga, y sea el máximo jefe.

Aquí tenemos un caso de un potencial 11, que en esencia es un 2 (1+1=2) , es decir, tiene el potencial de ser un excelente número dos de alguien, o de algún proyecto, con un 10 en el Nodo Emocional, que significa que ella se siente fuerte y segura en el proyecto ajeno.

Es más eficiente, pues, ser número dos que número uno. Y no es incorrecto. Tiene potenciales para ser jefa absoluta de su proyecto, pero ha de hacer cambios importantes en sus patrones mentales y emocionales.

No olvidemos que organizaciones y proyectos necesitan de excelentes números dos que ayuden a hacer exitoso al número uno, le apoyen, le impulsen y le den seguridad. Precisamente el origen de la frustración es querer ser lo que no soy. Miremos nuestro equipamiento de serie, el que traemos de fábrica. Aprovechémoslo.

“Ahora- le dije-  una vez que te has dado cuenta de este aspecto de sus potenciales, piensa qué quieres hacer con tu configuración actual de potenciales.”

Tenemos que aprender a mirar los Arquetipos de la Personalidad como realidades vivas y multidimensionales, cambiantes, mutables, y no como piezas monolíticas e inamovibles.

Llegados a este punto, por supuesto, la solución está en el Cielo. Nada de lo que quiera o planee la persona funcionará a menos que provoque la intervención de planos superiores de Consciencia.  El Ser Humano tiene ese poder.

[1] Acrónimo de “Numerología de los Arquetipos de la Personalidad”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario