Siempre intuí que todos los acontecimientos de la vida de una persona están conectados entre si. La experiencia me enseñó que simplemente hay que aprender a verlos desde otro punto de vista, con una visión integral.

Cuando tenía 12 años me mudé desde Holanda a México, dejando atrás todo lo conocido. Al incorporarme al colegio tras el comienzo del curso, viví un gran conflicto de vergüenza, pues sentí las miradas de rechazo de todos mis compañeros. Con el tiempo comprendí que esta experiencia tenía relación con otra muy similar de mi abuela.
A los 16 años me mudé a Brasil. Esta vez intenté pasar desapercibida, me acoplé a las normas e hice lo que se espera de mí. Ahora entiendo que tuve que pasar por esa experiencia para poder transcenderla. Si no, ¿cómo va una a dejar de ser sumisa, si nunca lo ha sido? Con el tiempo tomé consciencia de que entre mis antepasados había tanto mujeres como hombres, que habían vivido de forma sumisa.
A mis 26 años viví una dramática despedida emocional. La edad no es casual, nazco un día 26. Con ésta experiencia aprendí a rescatar mi corazón roto. El proceso fue duro, difícil, largo y solitario. ¿Quién más, si no yo, podía hacer esa tarea?

A mis 33 años di a luz a mi primer hijo. Bellísima edad para conectar de alma a alma con cada uno de mis 3 hijos. ¡Obviamente tampoco estos números no son casuales!
Con 42 años, tuve una grave cirugía de columna.Fusionaron gran parte de mi columna lumbar. Sentí que no solo mi cuerpo, sino también mi alma, quedaban aprisionadas.
A mis 53 años se rompió esa estructura rígida de mi columna. ¡Nunca sentí tanto dolor! El día 11.6.11 tuve mi siguiente cirugía de columna, removiendo todos los tornillos, bandas, hueso y demás, pues resulta que mi columna estaba en perfecto estado. Tomé consciencia de que el problema no era físico, sino que mi prisión era metafísica. La anestesia es una experiencia reveladora en la cual viví como mi cuerpo se debilitó y mi alma se fortaleció. Una experiencia mística que me llevó a preguntarme qué deseaba hacer con mi vida. Mi respuesta llegó fácilmente: estudiar un conocimiento profundo.

El método de Raúl Durán es el método por excelencia para emprender el camino hacia mi propio interior. Cada día que pasa le encuentro mayor sentido a mi vida. mi vida obtiene una lógica absoluta y de una precisión perfecta. Formar parte del equipo de Raúl Durán me ofrece la oportunidad de compartir con la mayor cantidad de personas posibles, esa paz interna que ahora gratamente experimento.

Formo parte del equipo de mentores y tutores de Raúl Durán, y estoy dispuesta guiarte en este camino.

Nombre*
Apellidos*
Email*
Teléfono*
Edad*
Profesión*
País de residencia*
Genero* HombreMujer
¿Cómo nos has conocido?*
Indica brevemente para qué nos contactas*
¿Estarías dispuesto/a a comprometerte contigo misma/o para mejorar tu vida?* SiNo
¿Deseas una tener una sesión de orientación (precio 110€) sobre tu situación actual con algún miembro cualificado de nuestro equipo? Debido a la gran demanda Raúl Durán solo se centra en Programas y Clases, y no atiende Sesiones Personales, pero éstas son la puerta de entrada necesaria para posteriores etapas* SiNo

Conozco y acepto la política de privacidad.

Deseo recibir información, por cualquier medio, incluidos medios electrónicos, sobre las actividades propias de Arquetipos Raúl Durán y de terceros en los que participe/colabore Arquetipos Raúl Durán.