*José Manuel fue alumno del T9 durante el año 2018, y su Mentora asignada fue Sandra Woltman.

Le escribió a Sandra un extraordinario testimonio de transformación que, por el valor que tiene, quiero compartir con todos vosotros. Es el siguiente:

“Buenas tardes Sandra. 

Quería expresarte a través de este correo mi testimonio personal sobre mis impresiones sobre el T9Ante todo darte las gracias por haber estado ahí durante mi paso por el Primer Módulo de Prácticas. 

Gracias que me gustaría extender a todo vuestro equipo y por supuesto a Raúl. 

Esta gratitud viene de un resultado que ya estoy viviendo en mi vida y que puedo palpar y sentir en mi día a día. Esa gratitud, la quiero extender aún más y hacerla llegar a los compañeros del T9 sin los cuales no hubiera podido obtener ese resultado. 

Me embarqué en septiembre del año pasado y empecé con el programa antiguo, para luego hacer un cambio al T9. Ha sido más larga la travesía de lo que en principio esperaba pero ahora sé que tenía que ser así, de esa forma, para que viviera y experimentara todo lo que comenzó a moverse en mi vida desde el primer momento en que dije sí al T9. 

Por ello, no quiero olvidarme de mí mismo y quiero agradecerme también por haber tenido la valentía de haberme embarcado en un barco del que nada sabía, pero que por alguna razón desconocida, me llevaba a querer hacerlo. 

Ahora comprendo que no era mi cabeza la que quería ir en esa nave, sino la Inteligencia del Alma la que sacó el boleto de ese viaje en el que todo estaba por descubrir. 

He realizado la primera escala , pero queda mucha travesía aún y no tengo duda de querer seguir allá a donde quiera que me lleve. 

Y siguiendo con el símil del barco, me gustaría hacerte llegar que al embarcarme como grumete, el capitán Raul, te asignó a ti como mentora. 

Tu labor ha sido la de ayudarme a entender de dónde venían mis bloqueos, unas veces directamente como en las sesiones particulares y en tus comentarios en azul que me hacían ver otra posibilidad sobre lo que yo te había expuesto; otras en la distancia, vigilante, mientras aprendía en el Primer Módulo de Prácticas de las tareas expuestas por los compañeros y que servían muchísimo para verme reflejado en el espejo que ellos me ponían delante. 

Ahora me doy cuenta de la importancia de los compañeros y agradezco su valentía también al exponerse en clase, pues sus espejos sirven para disparar el reflejo de uno mismo y poder ver muchas otras facetas que, de otra forma, haría que el proceso se alargase.

Quiero continuar expresando que el resultado que he obtenido ha sido gracias a dos partes muy importantes. 

Una es la formada por el barco, el capitán, los oficiales de a bordo como tú y los compañeros, en definitiva al T9. 

La otra parte no menos importante es la del compromiso con uno mismo en este querer saber y sanar. 

De nada me hubiera servido sacar el boleto si cuando llego al barco, en las tareas encomendadas no me implico, no arriesgo, no doy ni a mí mismo ni a los demás. Exponerse en clase no es fácil, me costó mucho porque primero me era difícil exponerme ante los demás, debido a mi timidez y vergüenza y segundo el tema de pareja es algo de lo que cuesta hablar. 

Con respecto a estos dos temas, cuando hice las reflexiones y las recibía después con tus comentarios, para después con todo ello hacer una recopilación de todas ellas, me llevaron directamente a ver claramente que no eran mis parejas las causantes de mi conflicto sino que era yo mismo quien atraía eso a mi vida porque constituía mi zona de confort: no eran ellas, era yo. 

Siento, en este tema de las parejas, que se han abierto nuevas puertas que permanecían cerradas por más de 40 años a partir de ese reconocimiento de que era yo el causante. 

He cambiado mi actitud y ha aparecido el escenario perfecto para experimentar. 

¿Mi Acción? la de experimentarlo ya y vivirlo. 

Así mismo y con este asunto de parejas y dependencia he sentido claramente cómo se han sanado temas que tienen que ver directamente con este asunto y que vienen de mis ancestros, en concreto de uno de mis bisabuelos. 

Otro asunto es el miedo a hablar en público que expresé el primer día de clase. 

A raíz de este trabajo con el MP1, de las reflexiones y de la recopilación de esas reflexiones, del trabajo con ellas, y de la voz insistente de Raúl que siempre dice que hay que tomar Acción y que la toma de conciencia no sirve de nada sin esta Acción, se abrió otra puerta. 

Tomé la acción de ir hasta el fondo y me puse a hacer un taller de tres horas diarias durante dos semanas de clown con gente que no conocía de nada. 

El resultado no me lo esperaba, ha sido espectacular y el cambio se nota en todo en mi vida. 

Ahora mi actitud es otra completamente diferente. Hasta he sido capaz de relajarme en el escenario y disfrutar y al hacerlo el público se ha reído, y ese es el objetivo del clown, divertirse y que los demás se diviertan. En octubre empiezo un curso con el mismo profesor, pero esta vez no de dos semanas sino de un año entero de clown. 

En esto también tenía ancestros detrás que se aislaban y tenían miedo a exponerse. estoy seguro que ellos también han sanado. 

En definitiva, me siento otra persona, me queda un camino largo aún, los bloqueos siguen y seguirán, siempre aparecen otros más ocultos, pero mi actitud es otra ante la vida. 

Y por ello Sandra mi infinita gratitud a ti, a todos y a la energía del T9. 

Un abrazo. 

José Manuel”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario